Convidado de piedra.

El convidado de piedra es quien, en una reunión, no interviene en ella y pasa desapercibido o es ignorado por los anfitriones. En las negociaciones, se dice frecuentemente de quien es invitado por compromiso, pero no es tenida en cuenta su opinión.

El Diccionario de la Real Academia Española dice que la expresión alude a una obra de teatro de Tirso de Molina titulada El burlador de Sevilla y convidado de piedra. No obstante, el autor recogía una expresión que ya tenía tradición en relatos orales, en los que un burlón invitaba a una calavera o a una estatua.
En la obra de Tirso, don Juan se burla ante la tumba de don Gonzalo de Ulloa, Comendador de Calatrava, a quien había asesinado, y lo invita a cenar en la figura de su estatua. Ante el asombro de don Juan, se presenta la estatua viva de don Gonzalo.
José Zorrilla recupera el tema en los dos últimos actos de Don Juan Tenorio.

Esta es una de tantas expresiones comunes que tienen su origen en la literatura; pero hay que señalar que se ha tomado con el sentido contrario a lo que ocurre en las obras literarias, en las cuales los convidados tienen especial relieve dramático, no son mudas ni inmóviles, desafían a don Juan y lo matan.

Artículos relacionados:

La interacción de la metáfora.
Que en paz descanse.
La espada de Damocles.
¿A qué se refiere "el talón de Aquiles"?
¿Qué dice el refranero sobre hablar y callar?

5 comentarios:

Mikelo dijo...

Muy didáctico, si señor.

Moisés Jesús dijo...

Amigos, valoro la contribución; pero ya que hablamos del idioma deberían preocuparse de usar las palabras adecuadas: Ya que en la definición se indica la palabra "desapercibido" como sinonimo de inadvertido, lo cual no es así. Desapercibido significa que no va "apercibido" de lo necesario para algo...

Esopo dijo...

Moisés Jesús: Creemos que "desapercibido" no está mal usado, porque significa 'no apercibido o percibido', es decir que los demás 'no lo han observado o no han caído en la cuenta que está' (significados de apercibir).
En cambio inadvertido, 'no advertido' (creemos que es el adjetivo que nos propones como correcto) según la RAE, significa 'no avisado, no capaz, no experto'.
Más discutible sí sería nuestro uso de "ser ignorado": aunque ya está aceptado ignorar como 'no hacer caso de alguien', es un calco del inglés y podríamos haber utilizado "no le hacen caso", "lo desprecian" o "lo ningunean".

No obstante, te agradecemos tu participación en nuestro blog y esperamos que te haya interesado lo que exponemos en él. Un saludo.

escritora Laura M.Lozano dijo...

¡Una gran ayuda! Estupendo. =))

KEYSTORM dijo...

Fíjate, lo que se aprende.

Ahora ya sé, por qué Hans Grubber llama a John McClane "convidado de piedra" en "Jungla de Cristal"