Maratón, ¿masculino o femenino?

¿El sustantivo maratón es masculino o femenino? ¿Debemos decir el maratón o la maratón?
Las dos formas son válidas porque, actualmente, se trata de un sustantivo de género ambiguo, aunque la RAE y Manuel Seco (Dicc. de dudas y dificultades de la lengua española) prefieran la forma masculina y Lázaro Carreter (El dardo en la palabra) condenara repetidamente el uso en femenino.

En los primeros Juegos Olímpicos modernos se incluyó una carrera de fondo entre Maratón y Atenas en recuerdo de la que legendariamente corrió el soldado Filípides para anunciar a Atenas la victoria sobre los persas. A partir de entonces, y aunque a menudo se denominara la carrera de Maratón, esta prueba atlética empezó a recibir el nombre de el maratón.
En español se consideró palabra masculina por analogía con las acabadas en -tón (no en -ón, terminación que está en muchos femeninos), pero también debió influir que la palabra griega etimológica era masculina, una referencia cultural similar a la que concibió la prueba, le puso nombre y hacía escribirla con mayúscula. El francés y el alemán también se decantaron por el género masculino, mientras que el italiano y el portugués lo hicieron por el femenino.

En un artículo de 1985, Lázaro Carreter indicaba que, en español, se había empezado a utilizar el femenino desde hacía pocos años, pero que iba camino de triunfar. Condenaba este uso, (que no sabía si atribuir a la influencia del italiano o a una concordancia subyacente) y defendía apasionadamente el uso en masculino “porque así se dice en español”, por norma del DRAE y por el uso de siempre.
Sin embargo, desde Argentina, Enrique José Milani, considera indiscutible el uso femenino, porque está implícita la idea de carrera, competición...: “[la forma masculina] suena extraña y como traída de los cabellos, por lo menos, en estas latitudes. Por aquí siempre -por lo menos desde que yo tengo memoria- se dijo la maratón”.
Alguna razón debe de tener este articulista al asegurar el antiguo uso generalizado del femenino en Argentina (y otros países cercanos), cuando en el Estadio Nacional de Chile existe la Puerta de la Maratón o cuando ya lo encontramos en una revista de 1931:
...”marchando como esos competidores de la Maratón que calculan sus metros tenazmente.”
(Eduardo Mallea, "Sumersión", Revista Sur, Buenos Aires, 1931).
Es cierto que cuando apareció la primera vez en el Suplemento del Diccionario de la Real Academia Española de 1970, maratón figuraba como masculino en sus dos acepciones., y así se mantuvo en el Diccionario Usual de 1984, pero en las ediciones del Diccionario Manual de ese mismo año y de 1989 ya se indicaba que, con el significado de ‘otras competiciones deportivas de resistencia, y actividades duras y prolongadas’ también se usaba como femenino. A partir del Diccionario Usual de 1992, se considera sustantivo masculino en sus tres acepciones, pero con la marca en todas ellas de que también se usa en femenino.
En el Diccionario Panhispánico de Dudas la RAE da por válido el extendido uso de maratón en femenino.
Otros diccionarios, que no pueden considerarse normativos, mantienen diferentes criterios: género ambiguo si se refiere a la carrera y masculino si se refiere a la actividad intensa y prolongada (María Moliner); ambiguo para la carrera y otras competiciones duras y de resistencia y masculino para la actividad desarrollada en una sola sesión o en menos tiempo del necesario (Clave) masculino para la carrera y masculino o femenino para otras competiciones y actividades duras y prolongadas (Alkona)

Nosotros hemos tratado de averiguar si un uso predomina sobre el otro y, aunque el método no se pueda considerar científico, los resultados obtenidos muestran que el femenino se uso lo mismo que el masculino:
Hemos buscado en Internet (con Google, el 11 de agosto del 2009), páginas en español con los sintagmas exactos de “el maratón” y “un maratón”, y hemos encontrado 392.000 páginas (249.000+143.000); después hemos hecho lo mismo con los sintagamas exactos “la maratón” y “una maratón”, y hemos encontrado 355.000 (257.000+98.000)
Cuando hemos buscado estos mismos cuatro sintagmas en el CREA, (base de datos de la Real Academia Española que incluye textos escritos y orales de todos los países de habla hispana desde 1975 hasta 2004) los resultados han sido: 117 documentos (69+48) en los que se emplea el sustantivo en masculino y 81 documentos (57+24) en los que aparece en femenino.
Si el masculino es un poco más frecuente, creemos que se debe a la presión académica (no solo de la RAE, sino también de la escuela). Cuando, en un mismo texto, encontramos vacilaciones entre ambas formas, podemos deducir que la forma espontánea del hablante es la femenina, aunque en ocasiones la corrija para adaptarse a la preferencia normativa:
“Pero no se trataba solamente de una especie de maratón erótica en la cual estuviéramos lanzados como hacia un solo objetivo. [...] ... nos dormimos abrazados, cansados, furiosos, lastimados, después de un maratón de reproches inútiles, injustos, violentos, despiadados,...”
(Pancho Oddone, “Guerra Privada”, Paraguay, 1994)

Artículos relacionados:
Origen y significados de la palabra maratón.
Tequila. ¿En masculino o en femenino?
Género gramatical y terminación.
¿El modista o el modisto?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha resultado de gran utilidad la información sobre el término marátón.
Gracias
Mar del Rey Editora

Oscar Mainoldi dijo...

Si hablamos de una carrera debemos decir "la maratón" y si hablamos de un encuentro o certamen, debemos decir "el maratón".