¿Cónyuge o cónyugue?

¿Cómo se pronuncia y escribe: cónyuge o cónyugue? ¿Cónyuge o cónyuje? ¿Qué significa cónyuge, desde el punto de vista etimológico?
La palabra aceptada por la norma culta y la RAE, que además se corresponde con la forma etimológica es cónyuge, pronunciada /kónyuxe/ (con sonido de j). Sin embargo, es frecuente que verla escrita incorrectamente como *cónyugue y oirla pronunciar /kónyuge/. Responde esto a una forma creada analógicamente con el fonema velar oclusivo sonoro /g/ presente en el adjetivo conyugal y en el sustantivo yugo, que tienen la misma raíz.
Es posible que siempre haya habido vacilaciones en la pronunciación de cónyuge, si atendemos a la ortografía de algunos textos:
“Adulterium est illusio alienij coniugij, [...][Adulterio es el engaño que se hace con un cónyugue ajeno]”
(Sebastián de Covarrubias, Suplemento al Tesoro de la lengua española castellana, 1611)

Los errores y las dudas sobre la correcta pronunciación de cónyuge se deben a que las palabras terminadas en –gal suelen derivar de sustantivos que se pronunican con /g/ : trigal - trigo; cenagal - ciénaga; alberchigal - albérchigo; ortigal - ortiga; fangal - fango; jergal - jerga. Los casos que tienen una morfología etimológica más parecida (lex, legis - legalis; rex, regis - regalis; grex, gregis - gregalis) no sirven como referente, porque los sustantivos, con acusativo en –egem evolucionaron con pérdida de la –g– intervocálica y diptongación de la e: ley, rey, grey.
Sólo hemos encontrado otra palabra análoga a cónyuge, pero no es de uso común, sino un tecnicismo de la Zoología: rémige (del lat remex, remigis ‘remero’) que significa ‘pluma remera de las alas de las aves’.
¿Qué significa cónyuge?
Es un lugar común afirmar erróneamente que el significado de cónyuge es ‘con yugo’.
No es cierto, aunque ambas están emparentadas porque proceden de la misma raíz indoeuropea yug o yung, que forma palabras en cuyo significado está la idea de unión. En latín tenemos los verbos iugo ‘unir, enlazar’ y iungo ‘unir, juntar’, coniugare ‘conjugar, como combinar’, los sustantivos iugum ‘yugo’, iugulum ‘garganta’, coniectura ‘conjetura’, los adjetivos iunctus ‘yunto, junto’, coniunctus ‘conjunto’...
La palabra castellana cónyuge procede del latín coniugem, acusativo del sustantivo coniux, coniugis, formado por la preposición cum y la raíz iug: su sentido es “unido con, unido en compañía”. Si, como afirma la falsa etimología cónyuge procediera de cum iugum ‘con yugo’, en castellano habría dado *cónyugo, con un posible femenino *cónyuga. Y ahora podríamos llamar sínyuge, (en lugar de ex cónyuge) a quien se ha divorciado y, por tanto, librado del yugo matrimonial.

Desde siempre se ha visto el matrimonio como un yugo, unas veces en sentido peyorativo de carga y atadura y otras en el positivo de dos personas que se unen en un mismo propósito, “tirando del carro de la familia”:
“Era noble en sumo grado, y hasta entonces, libre la cerviz del lazo conjugal, riquísimos sus padres, y ella única, ocasión de ser pretendida de la juventud más lucida y facultosa”.
(Cristóbal Suárez de Figueroa, El pasajero, 1617)
“Elvia era tal, / como quisiera yo a la esposa mía / si me inclinara al yugo conjugal”.
(José Francisco de Isla, El Cicerón, 1774)
Tampoco tiene que ver en su etimología Juno, diosa del matrimonio, y cuyo nombre se presta a comparaciones formales con yugo y cónyuge:
“Y por ser tenida la diosa Juno por casamentera, la llaman jugal o metedora so yugo Festo Pompeyo y Servio Gramático y Lilio Gregorio Giraldo; y por este yugo dijo Dido en Virgilio que no se quería ver atada con algún yugo; y en Roma estuvo un altar de Juno la Jugal o atadora al yugo, en el barrio jugario, llamado ansí por amor dél, y cabe aquel altar eran los que se casaban metidos so un yugo o velo en prognóstico de gran concordia. Por este meter so yugo Juno a los casados la llaman Apuleyo y Dionisio Halicarnaseo Zigia, como ayuntadora de la hembra con el macho, y por esta razón se llaman en latín los casados cónyuges o ayuntados y trabados”.
(Juan de Pineda, Diálogos familiares de la agricultura cristiana, 1589)
Derivados de cónyuge, tenemos conyugicidio, conyugicida y los arcaísmos conyugio ‘matrimonio’, conyugado ‘casado’ o conjugal ‘conyugal’.

Artículos relacionados:
Ortografía: definición y utilidad.
La x mexicana y otras x.
Clima y climax.
Pronunciación de la V.

4 comentarios:

Ricardo Lárez dijo...

Lo felicito

Emilio Jose dijo...

Buenísimo.

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante.

¿Cómo se pronunciaba en latín coniugem? ¿cómo coniuJem o coniugUem?

Saludos.

Esopo dijo...

Aunque la pronunciación del latín es un asunto discutible, parece ser que la "g" se pronunciaba con el fonema /g/ oclusivo (como en 'gato').
Más información sobre este tema en Historia clásica