Ojear y hojear.

Los verbos ojear y hojear plantean dudas sobre su utilización. En algunos contextos podría utilizarse uno u otro, con su sentido propio.
En primer lugar, hay que decir que hay tres verbos homófonos (se pronuncian de la misma forma), de los cuales dos son también homógrafos (se escriben igual):
Ojear [1], derivado de 'ojo', significa mirar a alguna parte rápida y superficialmente o mirar superficialmente un texto.
Ojear [2], procede de la interjección árabe ušš, que ha dado en español ox (pronunciado /osh/) y significa ahuyentar la caza con voces, golpes, ruidos y acosarla para que vaya hacia donde están apostados los cazadores; por extensión, es ahuyentar de cualquier manera a personas o animales.
Hojear es mover o pasar las hojas de un libro o cuaderno leyendo deprisa algunos pasajes.

¿Ojeamos u hojeamos los periódicos?
Cuando en el contexto se mencionan libros, periódicos o papeles en general, surge la duda ortográfica, que esconde una duda sobre lo que queremos expresar.
Diremos que los ojeamos cuando les echamos una mirada rápida, sin demasiado detenimiento, prescindiendo del matiz de que se pasan las hojas.
Pedro Salinas, en una de sus cartas publicadas escribe a su corresponsal: “¿Viste ya el Dictionary of Modern European Literatura? Yo no lo tengo aún; lo he ojeado, prestado por Lancaster. (…) El ojeo es divertido.”
Hojearemos el mismo libro, periódico o cuaderno cuando predomine el sentido de pasar sus hojas leyendo algo, pero de forma rápida y sin detenerse.
Quevedo se aprovecha de la homofonía y confusión de estos verbos para hacer un juego de palabras al referirse a una prostituta:
“Es por sus pasos contados,
aunque son pasos sin cuento,
más echada que un alano,
más hojeada que un pleito,
más arrimada que un barco,
más raída que lo viejo,
más tendida que una alfombra”.
(Los papeles de un pleito se hojean mucho para buscar las posibilidades legales, a esta prostituta la habrían visto y echado ojeadas muchos hombres).
Sin embargo parece tratarse de un error el que Vargas Llosa, en su novela Conversación en la catedral escribe:
“Él hojeaba el sobre que le había entregado don Fermín, y a ratos sus ojos se apartaban y se fijaban en la nuca de Ambrosio”.
Parece evidente que se trata de ojear el sobre, por la referencia a los ojos y porque un sobre no tiene hojas.

Artículos relacionados:
Dos verbos: ojear
Halla, haya o aya
Accesible y asequible
Tequila. ¿En masculino o en femenino?

5 comentarios:

Alfredo J. Ramos dijo...

La distinción primaria entre "hojear" y "ojear" parece clara. Sin embrago, si hablamos de sustantivos derivados como «hojeo» u «ojeo» y «hojeada» u «ojeada», parece imponerse el uso de la variante sin hache, tal como parece deducirse del propio diccionario de la RAE que recoge con entradas propias las voces "ojeado,da" y "ojeo" mientras que no desglosa del verbo hojear las hipotéticas formas "hojeado, da*" y "hojeo*"

Anónimo dijo...

Tuve el problema de decidirme entre "hojear" y "ojear" en una carta que escribí recientemente. Era un envío de documentación, algunas hojas impresas, y quería comunicar la idea de que no las enviaba para que fuesen leídas en detalle, sino de forma superficial y a la voluntad del lector (que era mi superior laboral)¿Qué verbo emplear para comunicar esta idea? Por un lado parece correcto decir "le gustará ojearlas", ya que se trata de leer por encima alguna de estas hojas, sin profundidad ni detalle. pero también la expresión "le gustará hojearlas" parece válida, ya que se trata de un paquete de hojas de papel impresas con texto. En mi opinión, ambas son correctas, pero tengo dudas...

Anónimo dijo...

Muy,muy interesante excelente conclusión. Voy a hojear el periódico ya que esta mañana solo lo ojee.

Anónimo dijo...

Q lio por dios!!

Ojeen este comentario dijo...

A mí me parece gran cosa que en la mayoría de los casos puedas escribirlo de una u otra manera eludiendo la tragedia de una falta de ortografía. Obviamente, el ejemplo del sobre u otros objetos que no tengan hojas habrá que seguir teniéndolo en cuenta. Yo tiendo a usar hojear porque visualizo el acto de pasar las hojas, mientras que ojear me parece más estático, una visión de conjunto.