Tener ínfulas

El tener ínfulas se considera negativo. El Diccionario de la Real Academia define ínfulas (en plural) como 'presunción o vanidad'. Y María Moliner como la 'actitud de exigir obediencia, acatamiento, respeto, etc. a los que no se tiene derecho, o exagerados'. En definitiva, tiene ínfulas quien muestra un aire de superioridad y ostenta más importancia de la que en verdad le corresponde.

Originariamente una ínfula era la tira de lana con que se ceñían la cabeza los sacerdotes de algunas religiones antiguas. a veces también la lucían los reyes dejando caer los extremos a los lados. Las ínfulas formaban una especie de rosario con copos de lana blancos y rojos, y el número y longitud de estos dependían de la jerarquía y dignidad.
La Iglesia tomó este símbolo y lo adaptó en las mitras de los obispos y en la tiara papal: son las dos cintas anchas que cuelgan en su parte posterior.
De ahí pasó a usarse con sentido figurado e irónico, para referirse a los vanidosos: tendrían muchas ínfulas, porque no conformarían con las dos que lucen los obispos.
Generalmente se aplica a las personas, y suele ser motivo para ridiculizarlas:

Dice Manuel Lanz de Casafonda, en sus Diálogos de Chindulza: sobre el estado de la cultura española en el reinado de Fernando VI, que “siempre es una irracionalidad el tener por hábil al que dos días antes tenían por inepto, sin haber otra novedad que la mudanza del traje y las ínfulas de colegial”.

No me hable usted de ese estafador -exclamó doña Ángela perdiendo otra vez la
calma al oír ese nombre-. Con todo su apellido y sus ínfulas vive pidiendo dinero prestado y engañando a la gente... (La babosa, de Gabriel Casaccia)

Pero no es extraño encontrar, con el mismo sentido, la palabra aplicada a lugares o países:

En Desde mi celda, Bécquer dice que “Tudela es un pueblo grande, con ínfulas de ciudad”.

También aparece excepcionalmente en singular con el significado 'vanidad o presunción':

En en el periódico El Mundo, Antonio Burgos escribió en 1996: “España entera es más tercermundista de lo que aparenta tanta ínfula europea”.
Y en un artículo del Listín diario dominicano: “Quienes con altivez pasean su poder sobre los que aparentan más débiles y desarmados, verán en algún momento caer tanta
ínfula. La soberbia, la arrogancia y peor aún, la perversidad corroen el alma, van destruyendo el corazón [...]"

Por tratarse de una palabra poco utilizada y cuyo significado original es bastante desconocido, algunos hablantes dicen “tener ínsulas”. En este caso, la etimología popular parece relacionar la expresión con el episodio de El Quijote en que Sancho Panza es nombrado gobernador de la Ínsula Barataria por los duques de Villahermosa, para someterlo a burlas.

Artículos relacionados:

No hay comentarios: