Monomarental o monoparental

¿Monomarental o monoparental sin más? ¿Qué significa monomarental?

Desde hace unos años se está utilizando adjetivo monomarental para definir a las familias formadas por una mujer sin pareja y sus hijos. Aparecía en trabajos de Sociología y Antropología, unas veces con un afán de precisión y, en la mayoría de las ocasiones, como reivindicación feminista; pero en las últimas semanas, la palabreja ha saltado a los titulares periodísticos de España, al aparecer en una propuesta electoral del PSOE.
A partir de aquí se ha desatado el debate entre quienes critican la creación de un neologismo absurdo y los que lo defienden con el argumento de que “las cabezas de familia con hijos a su cargo son mayoritariamente mujeres" o pretenden diferenciar los problemas de una familia monomarental (a cargo de una mujer sola) y los de una familia monoparental (a cargo de un hombre solo).

Quizás la precisión técnica exija un par de adjetivos opuestos para diferenciar las familias monoparentales según estén encabezadas por una mujer o por un hombre; pero la creación del neologismo monomarental para oponerlo a monoparental, solo demuestra una enorme ignorancia lingüística de quienes lo pusieron en circulación y de quienes lo defienden. No sólo evidencian el error de considerar parental referido a padre (como hombre, o como término neutralizador de padre/madre), sino que, albarda sobre albarda, retratan su ignorancia desde varios ángulos.

La diferencia de género entre padre y madre no se debe a que la p- o m- iniciales sean morfemas de género y actúen sobre una misma raíz –adre: la oposición padre-madre, viene dada por heteronimia, igual que ocurre en los casos de hombre-mujer, toro-vaca o caballo-yegua.

El prefijo mono- no indica que ‘solo’ exista lo que significa la raíz, sino que de ello hay ‘uno sola unidad’: monoplano ‘avión con las alas en un solo plano, por oposición a biplano’, monorraíl ‘tren sobre un solo raíl’, monóculo ‘un solo ojo’. Monomarental significaría ‘de una sola madre’. Llevando al absurdo la etimología mostrenca de los ignorantes, la  llamada “familia tradicional” sería simultáneamente monomarental y monoparental; y las encabezadas por una pareja homosexual serían bimarentales (dos madres) o biparentales.(dos padres).

Ignoran que etimológicamente monoparental significa ‘un solo pariente’. Empezamos a leer la definición de pariente en el DRAE y nos encontramos que ‘respecto de una persona, se dice de cada uno de los ascendientes...’; si continuamos un poco más abajo, veremos que, en la quinta acepción, ya anticuada, parientes era el término un término dual que englobaba ‘padre y madre’, de igual forma que, en inglés, parents es la suma de father y mother y, por eso denominan “lone.parent family”, “one-parent family” o “single-parent family” a nuestra “familia monoparental”.

Tampoco parecen darse cuenta de que si monoparental procediera de los masculinos pater o padre, debería aparecer la t o la d, como ocurre en todos sus derivados: patrón, patronal, patria, patriarca, patrimonio, patrocinar, patronímico, padrón, padrino...

Pero es que desde un punto de vista feminista, también es absurdo censurar el término monoparental referido a la familia formada por una madre sola y sus hijos. Pariente viene del verbo latino parĕre ‘parir’, y significaba ‘la que pare’, por lo que en rigor sólo puede ser la madre, aunque, ya en latín, se aplicó a ambos padres y a los antepasados.
Pariente está emparentado (redundancia intencionada) con parto, parturienta, paritorio, todo ello relacionado con el concepto de madre. Parricidio, a pesar de su significado, ‘asesinato del padre o de la madre’ no parece estar relacionado con padre ni con pariente, pero sí parida ‘sandez’. La muerte lenta del estudio del latín, nuestra lengua madre, es la causa de que se digan y escriban muchas paridas o ‘sandeces’:
“[‘Monoparental’ es la palabra] utilizada habitualmente; aunque nos parece que un nombre más adecuado, que refleje mejor la realidad, sería ‘monomarentales’, ya que la mayoría de estas familias están compuestas por madres con hijas y/o hijos.” (Cristina Carrasco, Instituto de la Mujer, “Mujeres, trabajos y políticas sociales”, 1997)
“Nos parece desacertado seguir denominándolas familias monoparentales cuando, en el 88% de los hogares, la persona de referencia es una mujer; por ello creemos más conveniente la expresión de familias monomarentales”. (Ana Poyatos, “Mediación familiar y social en diferentes contextos”, 2003)
Artículos relacionados:
Lenguaje sexista y economía en el lenguaje
Sexismo en el lenguaje. ¿Responsabilidad lingüística o social?
Etimología popular

10 comentarios:

Juan José Aguirre dijo...

Un servidor, que tiene rudimentos de latín llegó a la misma conclusión, aunque de forma mucho más elemental de lo aquí expuesto. Llevado aún más al absurdo, si los parientes fueran los familiares masculinos de uno, habría que decir "marientes" para referirse a las féminas de la familia de cada cual.
En fin, estamos acostumbrados, desgraciadamente, a las "paridas" lingüísticas en aras de un feminismo mal entendido.
Un poco más de escuela nos vendría bien a todos...

Anónimo dijo...

Probablemente ahora se pretenderá también que "parida" como "sandez" sea retirada del DRAE.

Daniel dijo...

Yo propongo que digamos "familia simiomarental"... porque MONOmarental (con su raiz "mono") es un término demasiado despectivo para esta especie animal tan relacionada con los humanos.

Anónimo dijo...

sublime

Pepe Lamela dijo...

Hay que afinar mucho más: basta con referirse a una misma con el atroz término machista 'yo'; hay que feminizarlo en un claro y rotundo 'ya', y así cuando sea una mujer la que cocina, cosa habitual, pueda dercir con toda propiedad "ya cocina", plural "cocinamas" y no un celtibérico "yo cocino", etc.

Un político casi cualquiera... dijo...

Vamos por el buen camino, pero aún se puede mejorar en el horizonte. Un sencillo ejemplo:
Decíamos antes en la escuela
'Asociación de Padres', y luego pasamos a 'Asociación de Madres y Padres', lo que, obviamente, es incorrecto 'políricamente' hoy en día. Propongo "Asociación de Madres, Padres, Gays, Lesbianas o Tutores Legales' para ser más correctos. Mejor, con un sencillo e impronumciable acrónimo: 'AMPGLOTL', que es obviamente más clarificador...

Silvia Mesa Martín dijo...

Estimado Sr.,
no soy capaz de discutir su análisis. Es seguramente correcto. Sin embargo, entiendo que la construcción y/o utilización de esta palabra "monomarental", que yo también utilizo, responde seguramente a la necesidad de utilizar un lenguaje que no excluya a la mujer. En este sentido, aún hoy, en mi trabajo, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, se me ha devuelto, sin tramitar, una solicitud, y se ha rechazado su tramitación, al poner yo una "a" en las palabras "trabajador" y " funcionario". De tal modo se me obliga a asumir una identidad masculina. Siendo usted tan amigo de las letras, y seguramente una persona con cierta sensibilidad, quizás pudiera hacer el intento de comprender que en el afán nuestro de "exitir" en el lenguaje, en ocasiones, cometamos algún error lingüístico, como comenten igualmente las personas de sexo masculino. Ello pese a demostrar, como usted apunta, ignorancia en el lenguaje, no resta legitimidad al uso de un lenguaje no sexista. A veces, hay que avanzar 10 y retroceder 4 para volver a avanzar. Esperemos que en el futuro, el conocimiento de la lengua y el conocimiento de las teorías feministas no tengan estos desencuentros que usted señala. Con feministas como yo y lingüistas como usted, no sectarios, avanzaremos en el ámbito del conocimiento y de los derechos. Confieso que su escrito me ha resultado tierno, porque siendo una especie de "ataque" demuestra que usted puede amar tanto a la lengua como a las teorías feministas. Capacidad ha demostrado. Un saludo.

Esopo dijo...

Hay muchos casos en los que la defensa de un lenguaje no sexista acierta con soluciones totalmente razonables y correctas: reivindicación del femenino de muchas profesiones, condena de palabras peyorativas, diferente trato lingüístico injustificado, etc.
Creemos que, en otros casos, como este, se equivoca. Y decimos por qué.
Pero no estamos de acuerdo con ridiculizar falsas reivindicaciones feministas. Procuramos escribir un blog centrado en aspectos lingüísticos y evitar comentarios de confrontación política o ideológica. Ello no implica olvidar que el uso del idioma y la valoración de unas u otras formas reflejan la ideología y la visión del mundo de cada hablante.
Silvia:
Precisamente, nuestro artículo está destinado a defender un término que, no solo no excluye a la mujer, sino que en su origen está la idea de lo femenino.
No entendemos el caso particular que citas, pero una mujer es "una trabajadora" y un hombre "un trabajador". Nuestra opinión es que un hombre y una mujer serían "dos trabajadores", sin usar la forma 'administrativa' de -es/-as. (Te remitimos a nuestro artículo Sexismo en el lenguaje)
Las personas (y el sexo de las personas) existimos en el lenguaje con independencia del género gramatical de las palabras:
"personas" o "víctimas" son palabras femeninas que no excluyen la posibilidad de que los hombres sean personas o víctimas; de igual forma que una mujer puede ser "miembro" de un grupo.

Silvia Mesa Martín dijo...

Gracias, por su comentario. Creo que hoy, ante un compañero que hablaba de capacidades monomarentales y monoparentales he podido explicarle los argumentos de su comentario (mínimamente) y al tiempo, creo haberlo entendido.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Se que probablemente llego tarde a este post, pero me gustaria añadir, que además marental no seria una palabra correcta para referirse a las madres, sino que seria mas bien "maternal" asi que seria monomaternal y no monomarental ya que marental no existe (sin embargo si existe parental). No se puede crear una palabra compuesta con una de las partes que la componen que no exista.

Y por ultimo decirle a Silvia, aunque nadie vaya a leerlo, que se preocupe más por las desigualdades reales, como por ejemplo que mis compañeros ganen de media un 10% mas, que no me quieran contratar o ascender en una empresa por estar en edad de "procrear", etc etc y menos por deformar un lenguaje en el que la mayoría nos sentimos incluidas.