W: pronunciación y avatares de esta letra

La W (uve doble) no fue admitida por la RAE, como letra de nuestro alfabeto, hasta su Diccionario de 1970. Su nombre es uve doble, ve doble o doble ve.
Se consideraba que no era una letra latina y sólo se emplea en palabras de origen extranjero, especialmente de idiomas anglosajones. En gramáticas, diccionarios y ortografías se repite la idea de que no es una letra que nos guste a los hispanohablantes, salvo para la lista de los reyes godos. Ya en 1663, Juan Caramuel, el primero que la citó, afirmaba que la w no entraba en la dicción española, pero la usaban los eruditos ocupados de los pueblos germánicos para trasladar los nombres de emperadores, ríos y lugares.
Sin embargo, no se puede decir que sea una letra extraña al alfabeto latino, sino que es una adaptación de éste (repetición de v o de u) para representar un sonido que no existe en latín ni en las lenguas romances: lo que es extraño es el sonido.

Es una letra que presenta problemas de pronunciación por su indefinición fonética y por tanto de escritura, cuando se quieren castellanizar los términos que la traen de otros idiomas: se puede mantener como w, adaptarla a v, b, o gu, o eliminarla.
En palabras totalmente incorporadas al idioma es frecuente que la grafía w haya sido reemplazada por v simple (vagón, vals, vatio) o alterner dos formas (wolframio / volframio)
En otras, se ha sustituido por b: berbiquí (del neerlandés wimmelkijn) bismuto (del alemán wismut) y bata (de wate, a través del francés ouate, que también ha dado origen en español a guata).
En el caso de whisky, la RAE ha propuesto, con poco éxito, güisqui (como se adaptaron walda 'gualda', wante 'guante', werra 'guerra', wardja 'guardia'), pero podría haber optado por uisqui o huisqui.
En la palabra oeste (de west), ha desaparecido la w.

¿Cómo se pronuncia la w?

1- En los nombres de personajes godos (Walia, Witerico, Wanba, Witiza) y en los nombres Wenceslao o Wifredo se pronuncia como la v y la b. E incluso es admisible escribirlos con v. Es la misma pronunciación que se da en los nombres comunes asimilados totalmente al español con v, y aceptados por la RAE: vagón, volframio, vals.
2- En los nombres alemanes (propios o comunes) la pronunciación original era labiodental fricativa sonora, pero en español no existe dicho fonema, por lo que se pronuncia como b. Aunque, en el Diccionario Panhispánico de Dudas, la RAE permite que en los nombres propios se conserve la pronunciación alemana original, consideramos que resulta afectada.
3- En los nombres derivados del inglés se pronuncia como u semiconsonante, aunque no es extraño oírla, incluso en hablantes cultos, como gu-. Sin embargo, water (de W.C water-close) se pronuncia váter con el sentido de ‘retrete’, pero en otras composiciones se hace con gu- (waterpolo o Watergate) para evitar incómodas asociaciones de significado.


Hasta el siglo XIX, la W fue una letra reservada para algunos nombres propios germánicos, pero con la influencia del inglés entraron neologismos que tienen una w que se pronunciaba de forma novedosa. La Ortografía de 1870 de la RAE decide que las voces procedentes del alemán y los nombres célebres de los godos se pueden escribir con w y pronunciarse como v española (que hasta 1911 se recomendaba labiodental, aunque en el uso ya era bilabial), mientras que los nombres procedentes del inglés deben pronunciarse con u. En esos mismos años, algunos autores recomendaban pronunciar Uvélington Wellington y Váshington Washington.

Los detractores de la W afirman que no debe figurar en el alfabeto, pero no se ponen de acuerdo en cómo sustituirla: el uruguayo Adolfo Berro proponía en 1952 sustituirla por v, si procede del alemán, y por u, si procede del inglés; el cubano Mijares, sustituirla siempre por u; y Martínez de Sousa, asimilarla a la b o a la g.
Ezequiel Uricoechea, en 1872, y Jesús Mosterín, en 1981, propusieron incorporarla al alfabeto español para todas las palabras que empezaran por hue-: wevo 'huevo', werto 'huerto', werfano ‘huerfano’, deswesar ‘deshuesar’.

La confusión entre la grafía w de los godos o alemanes (con sonido de v y b), la w del inglés (con u semiconsonante) y el sonido y símbolo universal fonético [w] correspondiente a la semivocal de [u], ha hecho que la grafía W aparezca en palabras de otras procedencias: americanismos procedentes de pueblos conquistados por hispanohablantes y voces de otras lenguas que nos llegan a través del inglés: Kuwait (árabe), Taiwan (chino), kiwi (maorí).

Artículos relacionados:

Pronunciación de la x.
La x mexicana y otras x.
Nuestra letra ñ.
Faltas de ortografía en español.

3 comentarios:

Vivero dijo...

Interesante. Una vez escribí un sencillo programita de ordenador para contar letras y palabras en "El Quijote". Descubrí que la "k" no aparece nunca, pero la "W" sale dos veces, ambas para referirse al rey godo Wamba. Lo que no sé es si esa "W" cervantina es original, o un añadido de editores modernos, que como es sabido cambian puntuación y ortografía a los usos modernos.

Anónimo dijo...

que uds no pronuncien la V como Dios manda labiodentalmente no quiere decir que no exista. Vosotros diríais, que vosotros no pronuncíeis la V...
B y V son distintas en su sonido. El resto claro está bien, vien? :}

Esopo dijo...

En respuesta al comentario anónimo, sólo podemos decir, además de lo expresado en el artículo, que Dios no manda ninguna pronunciación.
La pronunciación bilabial de la v viene mandada por el uso normal y generalizado en el habla culta de la mayoría de los hispanohablantes.