Acepciones semánticas de pulla. Etimología.

En el anterior artículo vimos la confusión que se producía entre puya y pulla, por su cercanía semántica. En el significado de ambas están las ideas de agresión y herida: física y sangrante en el caso de puya; verbal y moral en el de pulla. De ahí, las dudas a la hora de echar y lanzar puyas o pullas.
Aunque siempre ha existido la asociación de sentidos con puya, se fue acentuando a medida que pulla fue perdiendo el significado de ‘dicho obsceno’, hasta el punto de que algunos diccionarios ya prescinden de esta acepción:
‘Dicho agudo o irónico, esp. el que tiene intención de picar o herir a alguien’. (Dic. CLAVE)
‘Palabras con que indirectamente una persona se burla de otra, la critica o la regaña’. (Dic. Elpaís.com)
Sin embargo, en la época clásica, las ideas de ofensa o provocación y de obscenidad estaban más equilibradas y podían presentarse unidas o por separado:
Mientras que para Covarrubias (Tesoro de la lengua castellana o española, 1611) una pulla ‘es un dicho con gracia, aunque algo obsceno’ (la gracia prima sobre la obscenidad, y no tiene por qué ser ofensivo); Gonzalo Correas (Vocabulario de refranes y frases proverbiales, 1627), prescinde del supuesto carácter obsceno: y destaca la ofensa: ‘Echar pullas. Por: dezir kosas vanas i dichos mordazes en burla.’
Con estas definiciones, perdería fuerza el ataque de Quevedo a Góngora, “docto en pullas, cual mozo de camino”, si no fuera porque en la siguiente estrofa insiste en llamarlo “chocarrero de Córdoba y Sevilla, / y, en la Corte, bufón a lo divino” (chocarrero: quien acostumbra a decir chocarrerías, chistes groseros). El autor de los Diálogos de John Minsheu, con sus ejemplos, dejó claro que las pullas “no se han de echar a los amigos”, porque solían ser groserías obscenas:
“AGUILAR Pedro, allí viene un caminante: échale una pulla.
PEDRO Hola, hermano: ¿por dónde van?
CAMINANTE ¿A dó?
PEDRO En casa de la puta que os parió.
AGUILAR Buena, a fee; otra a el compañero que queda atrás.
PEDRO Ah, señor: ¿es suyo el mulo?
CAMINANTE ¿Cuál mulo?
PEDRO Aquel que beséis en el culo”.
(Anónimo, Diálogos de John Minsheu, 1599)
Por ejemplos como estos, la Academia, desde el Diccionario de Autoridades hasta la última edición del DRAE, ha considerado, como primera acepción, la que destaca el carácter obsceno, incluso sucio de la pulla.
Sin embargo, Maria Moliner, en su Diccionario de uso del español, destaca en la primera acepción su carácter ofensivo: ‘dicho agudo con que se zahiere a alguien’ o ‘dicho agudo y gracioso con que se zahiere a alguien en broma’, y deja, como segunda, la de ‘dicho obsceno’. Creemos que este orden responde acertadamente al uso actual de la palabra: generalmente pretende ofender; es raro que se haga con verdadera gracia y en broma; y excepcionalmente se aplica a una obscenidad.

El origen etimológico de pulla es incierto, y las diferentes hipótesis pueden explicar las actuales confusiones ortográficas y de sentido.
Covarrubias considera que se trata de un epónimo: “llamóse pulla de la Apulla tierra de Nápoles, donde se empeçó a usar” (Tesoro de la lengua castellana, 1611) y el Diccionario de la Academia, que procede del portugués pulha, aunque en algunas ediciones anteriores ha aventurado otras etimologías (pellěre ‘lanzar, arrojar’ DRAE 1884 o ampulla ‘ampolla’ DRAE 1899). Sin embargo, Joan Coromines afirma que pulla aparece en castellano antes que pulha en portugués y pouille en francés, idiomas que habrían tomado la palabra como castellanismo. Para esta autor, pulla podría ser una alteración de puya, púa, (‘metaphoricamente se dice de las cosas no materiales que causan sentimiento y dolor interno’, Dic. Autoridades) por cruce con el antiguo verbo repullar 'repicar satíricamente', y su derivado repullón ‘composición satírica breve’:
“Haziendo el contrario, / [...] vos haga escozer de gran comezón. / A todos y a todas, perhin a el vicario, / arrojo una pulla con su repullón”. (Torres Naharro, Diálogo del Nascimiento, 1505-1517)
En apoyo de la tesis de Coromines, destacaremos la apreciación de Covarrubias (repetida en el Dic. de Autoridades) de que las pullas son dichos “que comúnmente usan los caminantes quando topan a los villanos que están labrando los campos, especialmente en tiempo de siega, o vendimias”, y la facilidad con que las palabras referidas a objetos punzantes o hirientes adquieren connotaciones sexuales (clavar -Méx, R.Dom-, clavarla -Esp-, afilar -Chile-, estoque -Esp-, cuchillo -Méx-, machete -Ven-, estaca -Méx-, pico -Chile-, pistola -Arg-...) Es posible que la postura agachada de los labradores durante la siega o la vendimia motivara sátiras obscenas en las que se aludía a la púa, con connotaciones sexuales.

Aunque el DRAE, considera que es puyar (clavar la puya) el verbo que se utiliza coloquialmente (en Cuba) para referirse al coito; también hemos encontrado pullar con el mismo sentido:
“Pullar. Es un verbo que significa tener sexo, follar. Advertencia: No confunda pullar con hacer el amor son cosas muy diferentes, el pulleo es algo sucio”. (Diccionariolibre.com)
Tampoco se puede obviar que, en algunos contextos, pulla (o puya, en la actual confusión) aparece junto a dedos, que estirados pueden utilizarse con sentido obsceno:

“Si estas conuiene fazer vomito enel comienço del frio poniendo los dedos o pulla si buena mente lo puede fazer”. (Alfonso Chirino, Menor daño de la medicina, 1429)
“...el ritmo más antiguo era llamado puya. Su nombre deriva del verbo puyar, sinónimo de punzar. [Se bailaba con] las dos manos cerradas a la altura del pecho con los dedos apuntando hacia delante y simulando que se puyaba repetidamente a quien danzaba adelante”. (Wikipedia, “Vallenato”)

Artículos relacionados:
¿Se escribe puyas o pullas?
Insultos animales
Sobre la expresión "hacer novillos".
Nombres comunes procedentes de nombres propios.

1 comentario:

Anónimo dijo...

que acepcion puede tener (confraternizar con el enemigo)