La imagen del profesional

¿Cuál es la imagen del profesional en la sociedad actual? ¿Cómo se debe vestir en los trabajos? Las respuestas siempre serán parciales y subjetivas.
Nuestra apariencia dice lo que somos y crea en los demás una opinión sobre nosotros. Se transmite una información bastante objetiva sobre nuestro sexo, edad, nivel económico y social, etc., pero también provoca una primera impresión sobre la personalidad que suele marcar bastante las actitudes de los demás. Por esta razón, para lograr el éxito profesional conviene transmitir eficacia, responsabilidad, seguridad en uno mismo.

En la sociedad occidental actual, la imagen de los profesionales urbanos que tienen éxito suele responder a las siguientes características:

EN LOS HOMBRES:
Los trajes son de calidad y a la moda en colores sobrios y discretos: negro, azul marino o gris
Predominan las camisas blancas o de colores claros, lisas o con rayas poco marcadas.
Las corbatas son de diseño discreto (lisas, rayadas o con topos), aunque en el color se permite una mayor libertad.
Los zapatos suelen ser negros, sin demasiado tacón (aunque sea de estatura baja) y siempre limpios y brillantes.
Imagen aseada: pelo no demasiado largo, cara afeitada o barba bien recortada, uñas cortas y limpias.
Los accesorios suelen ser discretos y no ostentosos, aunque el reloj o la pluma (mejor que un bolígrafo) deben ser de buena calidad.
Las joyas suelen limitarse a un anillo.
No se abusa de perfumes o lociones y siempre de olores discretos.
EN LAS MUJERES:
Usan normalmente traje sastre, de falda o pantalón, y de colores sobrios, aunque, para las mujeres esán permitidos algunos colores distintos del negro, gris y azul marino.
Evitan las minifaldas, las transparencias y los escotes profundos
Las blusas o camisas suelen ser lisas o con rayas discretas y de color preferiblemente claro.
Los zapatos no tienen demasiado tacón y el cinturón y el bolso son del mismo color.
El color de las medias está en armonía con el de los zapatos y la falda.
No se maquillan demasiado y siempre discretamente. Evitan el carmín de colores llamativos y los perfumes demasiado fuertes.
No abusan de las joyas.
No llevan las uñas excesivamente largas, ni tan cortas como las de los hombres.
Se arreglan y peinan el pelo para transmitir profesionalidad evitando la excesiva longitud ni volumen.
Adaptan los accesorios a las proporciones del cuerpo.
Pueden permitirse un pañuelo de seda que dé un toque de personal calidad a un conjunto en el que predomina la discreción.


Artículos relacionados:
Troika o troica
Señales de unión entre personas.
Ejemplos de adefesio y ad efesios.

No hay comentarios: