Diferencias entre "conque", "con que", "con qué" y "conqué"

Es frecuente la confusión ortográfica entre estas formas: ¿Se escribe junto o separado?, ¿con acento o sin acento?. Para saber cuál debe utilizarse en cada caso hay que tener claro lo que expresa cada una de ellas. En un mismo enunciado pueden concurrir más de una: “¿Conque no sabes con qué aceite freír las patatas con que vas a servir la carne?”
Veamos las diferencias y sus usos. CONQUE: una palabra átona.
Es una conjunción ilativa (o consecutiva) que introduce una conclusión en vista de lo expresado anteriormente. Puede sustituirse por “así que, de modo que, por tanto, por consiguiente”:
“Yo soy el único de esta casa a quien ella tiene que pedir permiso, y el que se lo concede... conque ¡métete en tu cuarto y no aúlles más!” (Carmen Laforet, Nada, 1945)
“Estoy esperando a que todo esté más sereno para hablar yo con papá, conque no conviene que se enfaden también conmigo ahora.” (C. Martín Gaite, Entre visillos, 1958)
A menudo, introduce una pregunta que busca la confirmación de lo ya sabido o expresado anteriormente. Se trata de una pregunta retórica que suele implicar una censura o reproche al interlocutor:
“-No quiere usted dejarme ser yo, salir de la niebla, vivir, vivir, vivir, verme, oírme, tocarme, sentirme, dolerme, serme: ¿conque no lo quiere? ¿conque he de morir ente de ficción?” (M. Unamuno, Niebla, 1914)
“Después de la cuenta de las ovejas, si es que faltaban, el caporal se ponía a regañar criando cólera: ‘Conque el rayo, conque la helada, conque el zorro, ¿no? Sabidazo, ladronazo, te las comes y todavía mientes.’” (Ciro Alegría, El mundo es ancho y ajeno, 1941)
Menos frecuentemente, la pregunta o exclamación que introduce conque expresa pura sorpresa:
“Y exclamó, entusiasmada la joven: "¡Ya Alah! ¡oh mi señor! ¿conque eres tú el hermoso Sonrisa-de-Luna, sobrino de Saleh e hijo de la reina Flor-de-Granada?" (V. Blasco Ibáñez, Traducción de Las mil y una noches, 1916)
En el lenguaje coloquial, puede ser un simple apoyo a la frase que introduce:
“-¡Cómo! ¿Y quién le ha dicho semejante cosa? -Tu madre, esta mañana. Y conque por lo visto al Manolo no le hace gracia que sirvas en las mesas.” (R. Sánchez Ferlosio, El Jarama, 1956)

CONQUE: una palabra con acentuación llana.
Es un sustantivo coloquial o familiar, con plural conques, que significa ‘condición con que se hace o se promete algo’ o ‘ quid, esencia, punto más importante’ [no incluido en DRAE]
“…testó él que era el dueño de todo a favor de su esposa, con el conque de que si ella moría su herencia pasaba a los paisanos.” (Miguel Ángel Asturias, El Papa Verde, 1954)
“…todo el toreo se encarrila a preparar al toro pa la muerte, pa matarlo a ley, y aquí está el conque de lo que digo...” (A. Díaz-Cañabate, Paseíllo por el planeta de los toros, 1970)
Al parecer, en Colombia, significa ‘acompañamiento’ de una comida:
“['conque'] designa acompañamiento en nuestra tierra [Colombia], como cuando el amigo Lugo decía en Tocaima, hace cinco años, que el conque del chocolate son el bizcocho y los patacones [rodajas de plátano frito] de Neiva.” (Marco Fidel Suárez, Sueños de Luciano Pulgar, III, Colombia, 1923)

CON QUE: secuencia átona de la preposición con y el relativo que.
Se reconoce porque se puede introducir un artículo entre las dos palabras (con el que, con la que, con los que, con las que) y sustituir el relativo que por otros como “el cual, la cual, los cuales, las cuales”.
“Su falta de retórica, la pulcritud con que se ceñía a lo concreto, […] inspiraban una confianza casi irresistible.” (Lorenzo Silva, El alquimista impaciente, España, 2000)
“Desde el martes no habían dejado […] de oírse las explosiones con que los republicanos -volando puentes, cortando comunicaciones- trataban de protegerse la retirada…” (Javier Cercas, Soldados de Salamina, 2001)

CON QUE: secuencia átona de la preposición con y la conjunción que.
Introduce oraciones subordinadas sustantivas y no permite intercalar el artículo entre las dos palabras.
Muy frecuentemente forma una locución conjuntiva condicional, equivalente a “con tal de que”. En este caso, la subordinada puede transformarse en una construcción de infinitivo.
“…con que dejara de fumar, se despreocupara un poco de las cosas y se tomara unas vacaciones de verdad, recuperaría la normalidad y eludiría cualquier peligro de recidiva.” (Gregorio Salvador, El eje del compás, 2002) [= Con dejar de fumar...; =Con tal de que dejara de fumar...]
“Usted no se mueva, con que haga lo que le digo me basta.” (Luis Mateo Díez, El oscurecer, 2002) [=Con tal de que haga...; con hacer lo que le digo, me basta]
También aparece esta secuencia cuando la subordinada sustantiva es un suplemento o complemento de régimen exigido por el verbo. En este caso, puede sustituirse por “con + pronombre tónico” (por ej.: “algo”, “eso”).
“Me dormí y me desperté muy tarde, y me encontré con que la monja y Catalina se habían marchado” (Pío Baroja, Zalacaín el aventurero, 1909) [=me encontré con eso]
“¡Y ahora sale con que su señora mamá es muy rica!” (B. Pérez Galdós, Napoleón en Chamartín, 1874) [=Sale con eso]

CON QUÉ: secuencia tónica de la preposición con y el pronombre interrogativo o exclamativo qué.
El pronombre puede estar agrupado o no con un sustantivo.
Las interrogativas pueden aparecer en estilo directo o indirecto y las exclamaciones no tienen que estar necesariamente marcadas con signos de puntuación:
“Y, además, que me rompes el traje y ¿con qué vuelvo a la fiesta?” (Juan García Hortelano, El gran momento de Mary Tribune, 1972)
“No sé con qué motivo se celebraba allí en ese instante un acto presidido por don Miguel Cruchaga Tocornal. (Pablo Neruda, Confieso que he vivido, 1973)”
“Cuando se murió, la llevaron a enterrar, ¡y con qué poco cortejo!, a un pequeñísimo cementerio solitario,” (Mª Teresa León, Memoria de la melancolía, 1970).
“Igual que aquella vez, siendo pequeñísima, había casi llorado a media noche por no ver la cara de mi madre ante la visión diabólica del "Fausto" –con qué ternura entonces, [...] Con qué terror ahora.” (Rosa Chacel, Desde el amanecer. Autobiografía de mis primeros diez años, 1972)

CONQUÉ: una palabra con acentuación aguda.
Es una forma no habitual. Según el DRAE, es un sustantivo que en El Salvador, significa ‘comida con la que se acompañan las tortillas de maíz’; sentido que puede relacionarse con el conque de Colombia, mencionado más arriba.
En el CORDE, junto con formas erróneas, encontramos ejemplos de conqué con otros sentidos:
“Y les contó él cómo la había hallao y que la tenía allí con el conqué de ser su esposa. Y ellos le dijeron que no, que no se podía casar con ella.” (Anónimo, Cuentos populares españoles, CSIC, 1946)
“Mucha plata y mucho conqué. Narcisa sirve, hecha un primor.” (Tomás Carrasquilla, La marquesa de Yolombó, 1928)
Artículos relacionados:
Halla, haya o aya
Haber y a ver
Álgido: el proceso desde ‘frío’ a ‘culminante’.
Accesible y asequible